Medellín, Cra. 42 # 75 83 Autopista Sur, Itagüí | tel: (+57) 322 8918700
Cali, Calle 62 # 1N - 80 Al norte de Cali

Ojo crítico a la transformación de Medellín.

Foto cortesía Departamento de Comunicaciones de la UPB

El arquitecto Juan Sebastián Restrepo terminó en 2018 el documental La arquitectura de la transformación de Medellín (2004-2015), una experiencia que arrojó nuevas luces sobre este proceso.

Para su trabajo de grado de la maestría Estudios Socioespaciales de la Universidad de Antioquia, Juan Sebastián Restrepo, socio fundador de El Taller de Arquitectos, pensó en hacer un audiovisual que le permitiera aclarar las relaciones entre políticos, arquitectos y comunidades en el proceso de transformación que se llevó a cabo en la Comuna 13 entre 2004 y 2015. Quería ver cómo trabajaron juntos estos actores y la diferencia de sus impresiones sobre los resultados. El documental evidencia que el proceso que se llevó a cabo desde la parte política fue único, pues durante tres administraciones fue posible dar continuidad a los diferentes proyectos, pero el abordaje con respecto a las comunidades pudo haberse hecho de mejor manera.

De todas formas, ninguno de los tres actores involucrados habría podido predecir lo que sucedió en el barrio, cambios que todavía se están dando, muchos positivos, pero otros cuestionables. EN IDEOLOGY hablamos con Juan Sebastián sobre lo que vivió durante la realización del documental y lo que se puede ver hoy.

Fue tu trabajo de grado, ¿por qué decidiste trabajar este tema?

“Toda mi carrera profesional la he trabajado hacia los proyectos públicos y me di cuenta de que la comunidad no era tan activa dentro de esos procesos, cuando en Medellín nos jactábamos de nuestros procesos participativos. Entonces, entré a la maestría pensando en hacer un análisis o un estudio sobre los procesos participativos en proyectos públicos y eso fue evolucionando con la teoría de filosofía y sociología de la maestría, que no es en arquitectura. Me di cuenta de que los teóricos siempre hablaban de una reflexión dicotómica entre comunidad y política, pero nunca estaba el arquitecto, y cuando se hablaba de arquitectura nunca estaban los otros dos, trabajaban en solitario, y me interesó entender el papel de los tres juntos. El factor diferenciador de mi maestría en la teoría de lo que estaba estudiando es la incorporación del actor arquitecto como sujeto de cambio, que no era una herramienta del poder ni parte de la sociedad. Puede ser esa persona que articula la rotación entre los dos actores, por eso en el documental son los tres actores interviniendo”.

¿Cómo fue el proceso?

“Fue una decantación muy larga, la lista de personajes era muy extensa y la trabajé por actores y generaciones, en el caso de los arquitectos. La primera generación son los arquitectos que empezaron a idear cosas para eliminar el contexto adverso de Medellín en los años 90, ellos terminaron siendo docentes de diferentes universidades y le inculcaron ese pensamiento a la siguiente generación, que fueron los que montaron luego empresas independientes, alrededor de los años 2000, y fueron profesores a su vez de otra generación, la mía. Mi generación éramos los que ayudábamos en esas empresas a montar los concursos de arquitectura. Con esos grupos claros hice un filtro y seleccioné tres o cuatro personajes de cada una.

En política, busqué a los tres alcaldes de ese periodo porque tuvieron una continuidad, después de Luis Pérez llegó Sergio Fajardo, luego Alonso Salazar continuó con las cosas de él, porque era del mismo partido, y Aníbal Gaviria siguió por la misma línea. Hay un cuarto personaje que es Jorge Melguizo, porque estuvo en el Movimiento ciudadano al inicio, era el que seguía en el cargo después de Alfonso Salazar, pero hicieron la alianza con Aníbal. Él no siguió en política, pero estuvo metido desde el inicio y hoy en día es un conferencista internacional que habla de toda la visión de Medellín.

En el tema de la comunidad, como toda investigación lo requiere, estaba inmerso en la zona. Es mi segundo hogar y estuve hablando con todos, conociendo un montón de gente. A las personas que estuvieron en el documental, las fui encontrando a lo largo de los tres años que pasé allá”.

En retrospectiva, ¿qué pasó con estas ideas de ciudad?

“El documental se ha visto mucho en espacios académicos, en el país e internacionalmente. Todo el mundo tiene este tema de la transformación de Medellín como esta cosa grandiosa y cuando ven el documental se dan cuenta de que estuvo bien, pero faltaron cosas, hay detalles para pulir.

Los más críticos dicen que el proyecto de la Comuna 13 no sirvió para nada porque no hizo mella en el fondo del problema, pero igual es un buen ejemplo, es un recuento histórico hasta 2017, cuando se terminó de grabar. De ese entonces hasta hoy ha cambiado mucho más la Comuna 13, ahora hay unos problemas más pesados porque esto explotó tan duro que hubo un proceso de ‘autogentrificación’, ellos mismos se están encargando de comprar los predios de las personas que viven allá para volverlos comercio y eso está dañando la vida cotidiana del barrio, porque ya todo gira en torno a un turismo desmesurado. Está bien que todos consigan ingresos y salgan adelante, pero están sacando la vida del barrio, que era lo que lo caracterizaba, entonces es complejo. Creo que uno hoy ve el estudio de caso y la Comuna 13 es una cosa muy diferente a lo que hay en el documental, este se grabó de 2015 a 2017 y la evolución ha sido fuerte.

Lo que me pareció más bonito del final era que los entrevistados lo vieron como un punto de encuentro, por ejemplo, entre los políticos es muy complejo que se hablen por sus diferencias. Además, fue un hito juntar a tantos de los arquitectos involucrados en este proceso y que queda para la posteridad. También detonó otras conversaciones, como lo que está haciendo Jorge Pérez, en charlas con varios de los personajes del documental, entre otros, para hablar temas de ciudad en YouTube. Vendrán otros que estén investigando este momento, que de pronto no han salido a la luz todavía, pero han tomado ese relato que está ahí como base.

Interesante ver con ojo crítico el tema galardonado de la transformación de Medellín, que estuvo bien, no tengo una postura adversa, pero lo que pasó fue que nos formamos como arquitectos en un proceso que no era el común, que tiene mucha más relación con la sociedad y estamos en ese proceso de terminar de consolidarlo bien. Fue un gran ejemplo y por eso la fama que tiene, los políticos no se cansan de exaltarlo por fuera porque fue un buen ejercicio, pero sí le faltaron un montón de cosas. Esa transición entre ser unos técnicos a ser unos arquitectos directamente de ciudad todavía está terminándose de consolidar, pero creo que los que aprendimos de ese proceso venimos evolucionando las cosas y seguramente los que vengan después de nosotros, la mejorarán”.

Lo sucedido cambió también la formación de los arquitectos, ahora se hace mucho énfasis en la importancia de conversar más con la comunidad.

“Claro, oficinas emergentes que han surgido en los últimos años son una muestra evidente de eso. La de Juan Miguel Gómez, que se llama Coonvite, es una; hay otra que se llama Ruta 4, son de Pereira y están haciendo un proceso hermoso con comunidades, la arquitectura es bellísima. Ahora los premios internacionales premian mucho eso, hace nada el premio Pritzker se lo ganó Alejandro Aravena, que es un chileno, por los procesos que tenía con la comunidad. Creo que es un tema que no solo en Medellín sino en todo el mundo está tomando mucha fuerza, cada vez los arquitectos somos más conscientes de que esos procesos participativos son necesarios para que los proyectos tengan una mejor repercusión. Por ejemplo, la frase que a mí me mató, al final del documental, la dice Juan Arteaga, y es que lo más valioso del proceso es que los arquitectos nos dimos cuenta de que no sabemos”.

¿Cómo están las cosas hoy?

“El documental está ahí, aprendí mucho de ese proceso, fue muy valioso y detrás quedó mucho material archivado que algún día espero volver a mirar. Va a quedar como una historia exitosa, porque mal que bien hizo su trabajo y es mucho más llamativo cuando vemos que las últimas dos administraciones no han hecho absolutamente nada que se le parezca. En los 90, ellos mismos decían en el documental, los alcaldes no pudieron hacer este tipo de cosas porque estaban peleando contra el narcotráfico y era un tema que requería toda la inversión pública disponible para poder terminar con este. Ya en los 2000, cuando por fin bajó un poco porque no podemos decir que desapareció, la inversión pública se pudo ir hacia otros lados, y Fajardo cambió todo, no como un mesías, sino como parte de un proceso anterior que no se puede desconocer. En el 2004, tiene la posibilidad de hacer lo que hizo, invertir en esos proyectos y cambiar la cara de la ciudad, y lo que valora mucho el documental es esa secuencia, porque cada que cambiamos de administración el otro llega y pone sus ideas, mientras acá tuvimos una seguidilla de tres alcaldes y 12 años de trabajo continuo que favoreció la transformación; cuando llegan los nuevos alcaldes con ideas totalmente diferentes cortan esos procesos y se están metiendo mucho otra vez con los temas de violencia, que no tengo muy claro qué tan grandes son, pero no vemos ningún proyecto urbano público, no se ve la plata y queda la pregunta ‘¿si vimos que lo podíamos hacer, por qué no pudimos seguir haciéndolo?’.

Preocupa la situación de la ciudad: que en estas dos últimas administraciones solo haya salido un concurso de arquitectura en Medellín, mientras que con los anteriores había diez. Era una cantidad de proyectos al año de concursos públicos que democratizaban ese diseño y oficinas recién conformadas podían participar en proyectos de talante internacional. Ahora solo hubo un concurso, que además buscó borrar la cara de Pablo Escobar con el parque Inflexión, ese es el único concurso que ha salido y eso en realidad pesa. La participación de los arquitectos en la ciudad de Medellín ha bajado mucho, por las directrices políticas, hay que buscar la forma y seguir uniéndonos, tejiendo estas cosas y eso es lo que queda de conclusión en este documental, un lindo proceso que no fue perfecto, pero que logró hacer muchas cosas positivas”.

Descubre las tendencias para decorar tu hogar en el 2024

En el mundo del diseño de interiores, la innovación es constante, y cada año trae consigo nuevas tendencias y estilos que transforman la manera en que percibimos y disfrutamos nuestros
espacios.

en Ideo nos hemos dedicado a explorar lo que nos depara este nuevo año y encontramos que se destacarán los colores suaves y los materiales naturales, ya que todo apunta hacia ambientes relajados que buscan crear espacios serenos y armoniosos, donde podamos descansar y recargar energías.
Si en 2023 observamos cómo los materiales naturales se hacían cada vez más presentes en la decoración, el próximo año los veremos en todas partes, brindando un toque aún más acogedor a cada rincón del hogar.
Así que, si estás pensando en renovar tu casa,
¡continúa leyendo!

Conoce más

NUESTROS HORARIOS DE ATENCIÓn

Lunes a VIERNES 9:00 A.M. A 7:00 P.M.
Sábado de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

MEDELLÍN: MARCAS QUE REALIZAN APERTURA EN DOMINGO

Local: 200 – 202

Horario:
10:00 am – 3:00 pm

Tel:
277 29 57 – 277 35 87

Local: 122

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 312 444 04 22

Local: 125ABC

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 444 12 00 – 372 33 97

Local: 124

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 374 40 60 – 374 11 05

Local: 154

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 313 766 89 04

Local: 120 – 121

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 604 58 88 ext 4000 – 4020

Local: 126 – 127

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

Tel: 281 81 15

Local: 118

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

 

NUESTROS HORARIOS DE ATENCIÓn

Lunes a VIERNES 9:00 A.M. A 7:00 P.M.
Sábado de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

MEDELLÍN: MARCAS QUE REALIZAN APERTURA EN DOMINGO

No se hace apertura los días festivos

Local: 200 – 202

Horario: 10:00 am – 3:00 pm

Tel: 277 29 57 – 277 35 87

Local: 118

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

 

Local: 125ABC

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 444 12 00 – 372 33 97

Local: 124

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 374 40 60 – 374 11 05

Local: 154

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 313 766 89 04

Local: 120 – 121

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 604 58 88 ext 4000 – 4020

Local: 126 – 127

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

Tel: 281 81 15

  • Cargando...