Por supuesto, a muchos de nosotros nos gustan la simplicidad, la belleza y la comodidad de los ambientes interiores de estilo escandinavo. El ejemplo más claro: los interiores de IKEA.
Decidimos aprender las reglas básicas que guían a la compañía cuando crea sus obras maestras de interiores. Para ello, estudiamos minuciosamente los consejos de la diseñadora de IKEA Pella Hedeby y ahora corremos a compartirlos contigo en este artículo. Léelos y llévalos a la práctica.

8. Apuesta por el minimalismo

Antes de comenzar a decorar una habitación, ten en cuenta sus proporciones y considera la funcionalidad de la misma. Con menos cosas es mucho más fácil mantener el orden y la casa tendrá más espacio libre. Gracias a esto, dará apariencia de ser abierta y cómoda. Intenta dar preferencia a los muebles planos y multinacionales. Por ejemplo, una mesa con relieve junto a la cama y el sofá también puede utilizarse como un mueble adicional para sentarse.

Es importante saber crear la sensación de armonía y comodidad para que una persona disfrute del hecho de estar en un lugar determinado.

7. La iluminación natural juega

un papel clave en los interiores

Intenta aprovechar al máximo la luz natural de la habitación. A la hora de elegir las lámparas y la cantidad de iluminación recuerda que esta afecta fuertemente a la percepción de la casa. Utiliza una iluminación funcional, que puede variar según desees. Instala atenuadores para lámparas en el pasillo y para la iluminación del techo en el comedor: te permitirán ajustar su potencia.

Ten en cuenta que diferentes lámparas difunden luz dependiendo de si tienen o no una pantalla “abierta” o densa. La pantalla influye sobre cómo la luz se extiende por el espacio. Por eso, por ejemplo, como lámpara de noche es mejor apostar por aquellas que tengan una pantalla cerrada para evitar la luz deslumbrante.

6. Importa cada rincón de la casa

Para que tu casa sea cómoda y elegante, planifica también un sistema de almacenamiento. Así, por ejemplo, un estante de pared en el cuarto de baño con tarros lisos y pañuelos aportarán a la habitación un aspecto refinado. Los elementos decorativos hechos de materiales naturales con hermosas texturas ayudarán a que el interior tenga más estilo.

Además, el cuarto de baño puede decorarse con distintos accesorios de colores más oscuros, lo que creará una sensación de “suavidad” y comodidad. Lo importante aquí es elegir el color adecuado, al igual que con los muebles. Al mismo tiempo, ten en cuenta que una habitación completamente blanca con acentos llamativos se verá más espaciosa que una con tonos oscuros.

5. Juega con las texturas

Una atmósfera relajada de estilo minimalista escandinavo se puede conseguir con una selección adecuada de muebles, texturas y detalles. Opta por materiales naturales:la cerámica bonita, el lino y la lana aportarán a la casa mucha más sensación de ser acogedora frente a una gran cantidad de cosas. También se debe prestar atención a la madera, piel y piedra: son muy resistentes y también envejecen hermosamente.

4. Para crear un interior increíble no es imprescindible apostar por colores vivos

3. Complementa los objetos básicos del interior con detalles interesantes

Para que el estilo de tu hogar sea verdaderamente único e irrepetible, complementa los objetos básicos del interior sencillos con detalles inusuales. Por ejemplo, puedes utilizar encimeras de mármol: aportarán un toque de lujo y elegancia a tu interior. Puedes pintar los taburetes de un color diferente, lavar y secar la tela, dándole una apariencia arrugada, para utilizarla como una colcha con textura en una cama o sofá. ¡Sé creativo!

2. Une los objetos decorativos en grupo, según su función

Para almacenar cosas que no son acordes a la idea principal del interior de tu hogar, utiliza espacios cerrados. Deja que los armarios y cómodas se “disuelvan” en el espacio, píntalos del mismo tono que la pared. Y en lugar de colocar las preciosas baratijas por toda la casa, agrúpalas según su función o crea con ellas una composición interesante.

1. Para refrescar el interior no hace falta tirar la casa por la ventana

El color puede cambiar fácilmente la percepción de la casa. El mayor efecto se logra al pintar paredes. Los muebles y los cuadros comienzan a percibirse de una manera muy diferente. Uno u otro mueble (estantería, mesita de noche o incluso el mantel sobre la mesa), combinado con el tono de las paredes, también se convertirá en un elemento añadido y elegante a tu interior.

Fuente: https://genial.guru/