Medellín, Cra. 42 # 75 83 Autopista Sur, Itagüí | tel: (+57) 322 8918700
Cali, Calle 62 # 1N - 80 Al norte de Cali

Creación e investigación arquitectónica en diálogo

Lucía Villers es una arquitecta mexicana que ha conjugado su labor constructiva y la investigativa para crear un complemento que ofrece otras reflexiones para mirar la arquitectura. En esta entrevista nos cuenta más.

Habla despacio, responde con tacto, evidencia que le gusta pensar bien antes de enunciar. Lucía Villers es una arquitecta mexicana que estudió en la UNAM y tiene una maestría en Historia, Arte y Arquitectura de la Universidad Politécnica de Cataluña. Desde niña, se acercó a diversas maneras de comprender el espacio, gracias a que su papá también es arquitecto, a pesar de que decidió no ejercer.


Eligió esta carrera porque fue la forma que encontró de conjugar las humanidades, las artes y la ingeniería. Y fue mientras hacía la maestría, que reconoció que tenía carencias a nivel investigativo en temas filosóficos, así que decidió estudiar para cubrirlas y se apasionó tanto que ahora cursa el pregrado en Filosofía. Este le ha ayudado a entender “el corazón de su práctica investigativa y arquitectónica”: la transformación de la ciudad y como se regeneran a sí misma.

Con base en esta experiencia, ¿cuál es la relación que encuentras entre la arquitectura y la filosofía?

“La filosofía es la que empuja a todas las demás disciplinas, pues cada momento tiene una ideología, una lógica. Así que descubrí de dónde venían esas ideas que los arquitectos y otras disciplinas generalmente toman. Acercarse a la filosofía es revelar el origen de las cosas que hacemos y que luego trasladamos a la ciudad o a las formas. Sin duda esa ha sido una gran vivencia para mí”.

¿Cómo lees tu trabajo en relación al de otros arquitectos latinoamericanos? “Qué difícil pregunta. Creo que esta dualidad de estar construyendo e investigando, no muchas personas la tienen. Unos se van por hacer una carrera en la que la apuesta es construir y buscar proyectos, mientras otros lo hacen por la investigación, por hacer curadurías o por volverse académicos. Es difícil mantenerse en estos dos lugares y ha sido algo aparentemente fortuito, no es algo que me haya planteado. De repente he tenido la oportunidad de hacer cosas y luego ganarme una beca para irme a estudiar a otro lugar o para desarrollar algo. He mantenido paralelas estas dos áreas en las que mis contemporáneos o tienen mucha más obra construida o mucha más investigación. Yo, al contrario, tengo un poquito de ambas, pero es algo que no cambiaría por nada porque, además, son muy complementarias. Eso ha modificado las maneras de hacer arquitectura”.

De los proyectos en los que has trabajado, ¿hay alguno por el que tengas especial afecto?

“El de Triada fue un reto porque estábamos haciendo algo diferente a lo que se acostumbraba. Muchos nos dijeron que eran tipologías muy pequeñas de vivienda en las que nadie iba a querer vivir. Nosotros veníamos de Ciudad de México hasta Guanajuato, aunque finalmente fue bien recibida esa tipología más pequeña, cerrada e íntima.

También el proyecto de las oficinas de Taco Inn, que fue un proyecto que hicimos y que ya no existe. Se invirtieron muchísimos recursos en adecuar unas oficinas para un corporativo súper grande y estuvieron operativos durante 5 años. Justamente aparece esta idea de que hacemos todo como si fuera a durar muchísimo tiempo, pero la realidad es que las circunstancias cambian en nada. Hay un proyecto que no he publicado en el que remodelamos un departamento del primer proyecto de vivienda colectiva del movimiento moderno en Latinoamérica. Fue hecho en la década de 1940 por el arquitecto y urbanista mexicano Mario Pani. Es el modelo perfecto de la vivienda moderna, muy abierta, con un montón de ideas de planta libre y de la arquitectura racionalista. Este sí es un proyecto de conservación porque lo que hicimos fue comprarlo e intentar devolverlo a la tipología original del departamento. Fue un verdadero plan de detectives porque teníamos que ir adonde los vecinos a preguntar si tenían el baño, la cocina, el closet igual al original o si había sido modificado, para poder reconstruirlo”.

Cuando haces un proyecto constructivo, ¿le das prevalencia a algún tipo de material?

“Siempre me gusta usar materiales que sean económicos y en bruto, sin añadirle nada, si es madera, es madera. En la zona de México donde hicimos el proyecto Triada hay unas canteras muy especiales, por ejemplo, una cantera verde con la que está hecha toda la ciudad. La idea era aprovechar los materiales de la región y comprarle a los de al lado. Me gusta buscar el material que esté más cerca, lo que lo hace más barato y eficaz en la mano de obra”.

Revisando el material que está publicado sobre tu obra, aparece frecuentemente el concepto “tiempo”, ¿cómo llega esa relación con la arquitectura?

“Ha sido una obsesión desde mucho antes de que estudiara arquitectura. Es como de esas preguntas filosóficas que todo el mundo se hace, de la percepción del tiempo con respecto a ti. Una gran incógnita e irresoluble de todos los tiempos. Antes de graduarme, estuve en una estancia en Barcelona, allí me di cuenta de que todas las pasiones que uno tiene también caben en la práctica profesional. Así que empecé a usarlas para resolver proyectos de investigación y entendí que era factible poner tu agenda personal y plantear tus propias preguntas en la disciplina en la que te has formado. El tiempo ha sido un gran tema para mí y creo que está permeado por el contexto de Ciudad de México, que también es cercano a Colombia y a otras ciudades latinoamericanas: son caóticas, cambian todo el tiempo, hay estructuras políticas, económicas y sociales inestables, por lo que la temporalidad es muy visible en las formas”.

¿Y qué has encontrado en esa búsqueda? “La Historia también es una construcción. Nosotros mismos nos inventamos qué debe ser preservado y qué no. Ahí entra la idea de los edificios y objetos patrimoniales y de todo aquello que nos hace sentir la seguridad de que tenemos la historia agarrada con las dos manos. Al menos en México, a pesar de que haya catálogos de edificios que deben de conservarse, vemos que también desaparecen. Hay una disyuntiva entre ‘tenemos que conservar, sino no entenderíamos nada’ y el ímpetu por volver a construir la ciudad. La verdad es que no hay manera alguna de frenar el proceso de cambio, así que debemos revisar los criterios de qué se está conservando, pues hay otras maneras de entender el patrimonio mediado por la característica de la temporalidad de la ciudad”.

¿Un edificio que desaparece también aporta a la ciudad?

“Creo que el hecho de que algo desaparezca tiene que estar justificado con respecto a con qué va a suplirse, ahí es donde entra el balance de qué es lo mejor para la ciudad. No creo que haya que destruir solo por cambiar, sino que sí se puede ser cuidadoso en esta decisión. No todo debe ser conservado, no todo debe ser destruido”.

Arquitecta Manuela Eblé

“Aunque nosotros seamos arquitectos y tengamos conocimiento de diseño de mobiliario, el diseño industrial es una de las disciplinas que más le…

Conoce más

NUESTROS HORARIOS DE ATENCIÓn

Lunes a VIERNES 9:00 A.M. A 7:00 P.M.
Sábado de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

MEDELLÍN: MARCAS QUE REALIZAN APERTURA EN DOMINGO

Local: 200 – 202

Horario:
10:00 am – 3:00 pm

Tel:
277 29 57 – 277 35 87

Local: 122

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 312 444 04 22

Local: 125ABC

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 444 12 00 – 372 33 97

Local: 124

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 374 40 60 – 374 11 05

Local: 154

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 313 766 89 04

Local: 120 – 121

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 604 58 88 ext 4000 – 4020

Local: 126 – 127

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

Tel: 281 81 15

Local: 118

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

 

NUESTROS HORARIOS DE ATENCIÓn

Lunes a VIERNES 9:00 A.M. A 7:00 P.M.
Sábado de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

MEDELLÍN: MARCAS QUE REALIZAN APERTURA EN DOMINGO

No se hace apertura los días festivos

Local: 200 – 202

Horario: 10:00 am – 3:00 pm

Tel: 277 29 57 – 277 35 87

Local: 118

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

 

Local: 125ABC

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 444 12 00 – 372 33 97

Local: 124

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 374 40 60 – 374 11 05

Local: 154

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 313 766 89 04

Local: 120 – 121

Horario: 10:00 am – 2:00 pm

Tel: 604 58 88 ext 4000 – 4020

Local: 126 – 127

Horario: 10:00 am – 4:00 pm

Tel: 281 81 15

  • Cargando...